ESTRÍAS CUTÁNEAS – CICATRICES

El tratamiento de cicatrices y estrías con láser, es uno de los servicios donde se obtienen mejores y más espectaculares resultados.
example-effect2
example-effect
Deslice el cursor por la imagen

Se estima que casi el 90% de las mujeres presentan estrías producidas como consecuencia del rápido crecimiento en la pubertad, en el embarazo, en rápidos aumentos de peso, tratamiento con corticoides, enfermedad de Cushing, etc.

Las estrías se ocasionan, generalmente, por una atrofia de la piel, provocado por un estiramiento rápido y la consecuente “rotura” de sus capas y por la lesión en el tejido conectivo de la dermis, visualizándose esas líneas irregulares, atróficas y generalmente de coloración diferente al resto de la piel, pudiendo ser desde blanquecinas (albicans) a amoratadas (purpúricas), dependiendo de la causa que las produce y del tiempo de evolución.

En el caso de las cicatrices pueden ser consecuencia de traumatismos o secundarias a cualquier cirugía, ya sean recientes o antiguas.


  • Hace unos años la eliminación de las estrías y las cicatrices era prácticamente imposible. En Arcos Centro Médico Integral disponemos de un equipo de láser fraccional, autorizado por la FDA, que permite tratar de forma segura todas las estrías y cicatrices, mejorando el color yla textura de la piel, dejándola mucho más suave, uniforme y con mejor aspecto.

    Está indicado para aquellas zonas que presentan estrías, habitualmente se ven en la pared abdominal, caderas, glúteos, muslos, piernas, brazos, espalda y senos.

    En el caso de cicatrices se puede aplicar en todo el cuerpo y la cara, respetando la zona ocular. En Arcos Centro Médico Integral aplicamos el láser tras todas las cirugías realizadas en el Centro de forma sistemática y de esta forma obtenemos resultados excelentes en la cicatrización.


  • El mejor tratamiento para la estría es hacer una buena profilaxis para que no se forme, realizando una hidratación exhaustiva antes de su formación, pero una vez formada se ha de recurrir ya al tratamiento.

    En el caso de las cicatrices la profilaxis es realizar la cirugía, haciendo las incisiones de forma paralela a las líneas cutáneas o líneas de Lánger. Cuando el cirujano sigue estas líneas de tensión, en línea paralela, la cicatriz se minimiza.

    El láser fraccionado ofrece un amplio abanico de micro-columnas de alta precisión que facilitan la coagulación en la epidermis y la dermis, desencadenando un proceso de restauración natural de la piel, creando un nuevo tejido y depositando nuevo colágeno. Así pues, el objetivo del tratamiento es calentar el colágeno y desnaturalizarlo de forma controlada, para estimular así la neocolagénesis o formación de nuevo colágeno bien estructurado. Este tratamiento se acompaña de una gran ventaja, no es ablativo, es decir, no produce daño en el estrato córneo ni produce herida en la superficie de la piel.

    Se recomiendan una media de tres o cuatro sesiones aunque dependerá de casa caso. El tiempo que debe transcurrir entre una sesión y la siguiente dependerá del tipo, forma o grosor de la estría o cicatriz pero, generalmente, se espera unas 2 ó 3 semanas entre una sesión y la siguiente.

    Tras la sesión se aprecia una leve inflamación en la zona tratada que remite en unas horas y tras las 24-48 horas puede aparecer una pequeña descamación o “punteado” que también desaparece espontáneamente.


  • Tras una preparación mínima, limpieza de la zona, se puede aplicar el láser sin ningún tipo de anestesia. La pieza del láser incorpora un sistema de enfriamiento de la piel para que no sienta más que una mínima molestia durante el tratamiento.

    En algunos casos aplicamos una crema anestésica, tópica, para minimizar las pequeñas molestias que se puedan ocasionar, aunque en la mayoría de los casos no es necesario.

    El tratamiento es rápido y sin ningún tipo de herida, por lo que la reanudación a la actividad habitual es inmediata.

    La duración del tratamiento dependerá de la extensión de la zona a tratar pero oscila entre 15 minutos y una hora.


  • Los efectos que normalmente desaparecerán en sólo unas pocas horas son: a rojez inmediata, sensación de calor y tirantez. Puede persistir, sin embargo, un tono rosáceo en la piel durante una o dos semanas posteriores.

    Se recomienda cremas hidratantes durante los días inmediatos al tratamiento y, sobre todo, protección solar total durante las semanas siguientes al tratamiento.

    Debido a que la superficie de la piel no resulta dañada, el paciente puede reanudar su actividad socio-laboral de forma inmediata.


  • Para lograr los resultados deseados es necesario una serie de tratamientos espaciados durante unas semanas, por ello el resultado final requiere de un tiempo de espera. Es un tratamiento progresivo y acumulativo y la renovación del colágeno tarda un tiempo. Se debe esperar que los tejidos consigan la renovación esperada y puede tardar entre 3 y 6 meses.

    En el caso de las cicatrices la mejora total puede tardar hasta un año. Se complementan generalmente con tratamiento de apósitos locales para la cicatrización.