TOXINA BOTULÍNICA

La toxina botulínica es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura responsable de gestos faciales innecesarios cuya repetitividad determina la aparición de surcos y arrugas estables.
example-effect2
example-effect
Deslice el cursor por la imagen

Se conoce como Vistabel® / Azzalure® a la infiltración de toxina botulínica de tipo A, ideal para el tratamiento estético de las arrugas faciales débiles debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial. La toxina botulínica es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura responsable de gestos faciales innecesarios cuya repetitividad determina la aparición de surcos y arrugas estables.


  • Se recomienda a pacientes jóvenes con las primeras arrugas de expresión. Sin embargo también se consiguen resultados satisfactorios y efectivos en personas de más edad, especialmente si se asocia a otros tratamientos de medicina estética. Se puede combinar con tratamientos de relleno u otros tratamientos de rejuvenecimiento facial.


  • Consiste en la infiltración, a dosis muy bajas, de toxina botulínica, con una aguja muy fina que la hace prácticamente indolora. Se introducen unas gotas, de forma superficial, allí donde se desean eliminar las arrugas.

    Se consigue hacer desaparecer las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y las de la frente, eleva ligeramente las cejas hacia arriba, dando un aspecto más relajado y joven al rostro. Puede aplicarse también en el cuello y escote. Tiene resultados óptimos en el contorno facial, dando un aspecto de cara más relajada.

    No necesita anestesia ni requiere pruebas alérgicas. Se puede aplicar en cualquier época del año.

    La duración del tratamiento es de entre 10 y 30 minutos.

    Al final del tratamiento se puede utilizar una mascarilla cosmética refrigerante-descongestiva.
    El empeño de Arcos Centro Médico Integral se centra en eliminar las arrugas pero manteniendo siempre una expresión natural de la cara.


  • Los resultados son visibles entre el tercer y quinto día y definitivos a los 15 días. La duración del efecto producido por las infiltraciones es de cuatro a seis meses, pudiéndose repetir el tratamiento al finalizar ese periodo. No es un tratamiento definitivo y habitualmente las infiltraciones deben repetirse dos veces al año, sin embargo, con las sucesivas infiltraciones el período efectivo es cada vez mayor.

    Tras la aplicación pueden aparecer pequeños hematomas que se resuelven progresivamente en pocos días. En cualquier caso, pueden ocultarse con maquillaje cosmético, si fuera necesario. En ocasiones pueden aparecer dolores de cabeza durante las primeras 24-48 horas. En algunos casos, pueden producirse resultados insuficientes o una discreta asimetría en la expresión que se pueden resolver con alguna microinyección de repaso.

    Sólo está contraindicado en el embarazo y lactancia y en pacientes con coagulopatía o expuestos a tratamientos con anticoagulantes.

    Sin duda, actualmente es el mejor producto para eliminar y prevenir el envejecimiento.