PÓMULOS

Por efectos de la edad o factores hereditarios los pómulos de algunas personas no armonizan con el resto de sus rasgos. La cirugía plástica en este caso restablece el equilibrio y gana en armonía.

NO HAY IMAGENES PARA MOSTRAR

La cirugía de aumento de pómulos es una operación destinada a modelar la forma de la zona malar. Se puede cambiar su posición, tamaño y/o forma. Existen diversas técnicas, primero se ha de valorar la forma del pómulo para así adecuar la intervención y la técnica a utilizar.


  • Esta indicada en aquellas personas que tienen un pómulo poco definido y quieren aumentarlo para dar proporcionalidad a su perfil con respecto al resto de la cara. Se pueden corregir asimetrías faciales mediante un procedimiento sencillo.


  • La búsqueda de una adecuada proporción de los rasgos faciales puede aconsejar un aumento de la zona malar para adaptarlo proporcionalmente al resto de la cara. El aumento puede realizarse mediante:

    • Implantación de una prótesis de malar de silicona. Para introducir el implante se realiza una incisión situada dentro de la boca, en el surco del vestíbulo intraoral. En ocasiones puede aprovecharse incisiones de otras cirugías faciales. Existen varios tamaños y formas de prótesis que se adaptan a las diferentes formas malares.

    • Infiltración de relleno. Puede utilizarse diferentes sustancias de relleno mediante una simple punción sobre el pómulo o bien en zonas de asimetría, o bien mediante infiltración grasa del propio paciente utilizando la lipoestructura.

    Es importante identificar las posibles asimetrías o diferencias de forma o tamaño entre un lado de la cara y el otro.


  • En la técnica de relleno o infiltración grasa se realiza bajo anestesia local y en régimen ambulatorio. En el caso de implante de silicona puede ser realizada con anestesia general o con anestesia local y sedación. El tiempo quirúrgico dependerá de la técnica empleada y puede oscilar entre 30 minutos y 1 hora.
    En los casos de anestesia general o sedación el tiempo de estancia en clínica puede ser de unas horas si se efectúa ambulatoriamente o de un día si se ingresa en clínica.

  • Después de la intervención podrá ser necesario inmovilizar la zona mediante un apósito que será retirado a los pocos días.
    Generalmente los puntos se reabsorben espontáneamente; si se han de retirar se hace entre los 7 y 10 días posteriores a la intervención.
    Durante las primeras 24 horas puede producirse un poco de inflamación sobre la cara e irá disminuyendo progresivamente en pocos días.

    Puede sentir dolor que mejorará con la analgesia precisa que le recomendarán en Arcos Centro Médico Integral.
    Si la herida está dentro de la boca se aconseja enjuagues con antisépticos orales para evitar la infección y acelerar la recuperación de los tejidos.
    La mayoría de los pacientes pueden realizar sus tareas normales en uno o dos días, iniciando la actividad laboral habitual en una o dos semanas.

    En Arcos Centro Médico Integral los pacientes reciben un control permanente tras la intervención con el fin de revisar la evolución postoperatoria y prevenir posibles complicaciones en la cicatrización.


  • Aunque el resultado es visible desde los primeros días el aspecto definitivo no será hasta transcurrir unas semanas.
    La cicatriz intraoral es prácticamente imperceptible en pocos días.
    Es un procedimiento que bien indicado es muy gratificante. Es muy importante conseguir una naturalidad evitando rasgos muy exagerados.
    Se asocia en muchos casos a otro tipo de cirugías faciales.