CORRECCIÓN DE FLACIDEZ – MINI TENSORES

El lifting biológico autoinducido es una técnica de rejuvenecimiento facial para prevenir y tratar la flacidez de forma sencilla y segura.
example-effect2
example-effect
Deslice el cursor por la imagen

Es una técnica de rejuvenecimiento facial para prevenir y tratar la flacidez de forma sencilla y segura. Se utilizan finos hilos de sutura reabsorbibles de PDO (polidioxanona), transportados por unas agujas especiales finas de diferentes calibres y longitudes, sin incisiones ni anclajes.

Estos hilos no tensan por mecanismo de suspension, tipo “tirar y anclar”, como los hilos tensores, sino que se insertan y se produce fibroblastos y colágeno alrededor de ellos, siendo la propia piel la que genera unos nuevos “hilos” naturales de colágeno.


  • Está indicado en todas aquellas personas en las que se pretenda prevenir, reparar y mejorar la flacidez gravitacional y retrasar durante años un lifting quirúrgico. En general son personas entre 35 y 65 años que inicien los primeros síntomas de flacidez facial. Las personas de más edad tienen una menor capacidad para producir fibroblastos. Esto significa que van a mejorar pero de forma más discreta.

    Se pueden aplicar en mejillas, cola de la ceja, perfil mandibular, surcos nasogenianos, líneas de marioneta, cuello, manos, zona periumbilical y cara interna de brazos y muslos.

    Este procedimiento es un complemento ideal a otras técnicas de rejuvenecimiento. Se puede combinar con toxina botulínica, rellenos de volumen, peelings y terapias de láser para mejorar la textura de la piel. No está indicado como lifting quirúrgico.


  • Existen muchas técnicas para el tratamiento del envejecimiento facial, en Arcos Centro Médico Integral se le indicará la técnica más adecuada en su caso y podrá mejorar su aspecto en general.

    Tras el marcaje previo, se elige la aguja y el hilo adecuado y se insertan bajo la piel. Son hilos finos, monofilamentos, sintéticos y reabsorbibles. Existen diferentes longitudes y grosores y se elegirá el más adecuado, analizando los vectores de tensión-elevación de cada paciente. La forma de colocar los tensores dependerá de la zona a tratar y variará de un paciente a otro.

    Es un proceso muy natural, nada agresivo, que da una fisonomía de “no cambiar” y “sí mejorar”.

    No deja marcas ni cicatrices.

    Una vez colocados los hilos el cuerpo generará nuevas estructuras de colágeno que ayudarán a mantener elevado el tejido con un efecto lifting.


  • Es un procedimiento rápido y se realiza bajo anestesia solamente tópica. El método es simple, cómodo y seguro, y la aplicación puede durar entre 15 y 30 minutos.


  • Durante los primeros días puede haber, ocasionalmente, sensación de inflamación, cierto hematoma o algún eritema, que se resuelve espontáneamente en pocos días o en pocas horas.
    El paciente se puede incorporar a las actividades normales de forma inmediata.

    No produce intolerancias ni es alergizante.


  • Durante la primera semana se observa un efecto de lifting debido al edema que desaparece en unos días, pero la síntesis del tejido fibroso es a partir de las 3 semanas y el colágeno a partir del mes. Por tanto, la mejoría empieza a partir del primer mes, alcanzando el mejor resultado al tercer mes. La reabsorción se inicia a partir de los 6 meses.

    El efecto perdura durante unos 12 a 18 meses, si bien la duración puede variar dependiendo de la edad, de la estructura de los tejidos y del número de hilos utilizados. Se pueden volver aplicar más hilos en cualquier momento.